POEMAS-OBJETO: POSIBILIDADES

Reduciendo siglos de historia del pensamiento, desde Aristóteles al criticismo de Kant, saltándonos numerosísimos análisis fenomenológicos, pasando de soslayo por la filosofía del lenguaje y las teorías del aprendizaje más refinadas, etc., podemos admitir con todas las reservas académicas posibles, que pensar es la capacidad de relacionar conceptos.

 

 Si admitimos lo anterior, quizás, los poemas-objetos puedan servirnos para posibilitar que nuestro alumnado comprenda que significa pensar. Pero, ¿qué son los poemas-objeto?

 

Un poema-objeto es, literalmente, un objeto nuevo. Un objeto que antes de que lo haga el poeta, el creador, el experimentador, no existe. El poema-objeto por naturaleza tiene cuerpo. Es decir, no es un poema-visual, no es un fotopoema, no es un libro de artista, el poema-objeto es, repitámoslo, un objeto nuevo. Como dice Valeriano Bozal, “Sin dejar de ser lenguaje, el poema se escapa a otro mundo, el de los objetos, aquel en que puede apoyarse o meterse en una cueva, un medio de espacio, en el que pueden utilizarse escaleras para salvar niveles de diferente altura... y todo ello sin dejar de ser poema... el poema es una cosa, y lo ha hecho no sólo delante de nosotros sino a través nuestro, mediante nuestra lectura de las palabras que componen el poema. (…). Al igual que sucede con los poemas, ahora en sentido inverso, en los objetos, las imágenes desbordan el marco de lo que debe ser contemplado y se incorporan al de lo que debe ser leído o pensado, es decir, al marco del lenguaje, sin por ello perder la condición de objetos y de imágenes a contemplar”. (Valerio Bozal: “Arte del siglo XX en España”. Tomo II. Editorial Espasa Calpe. S.A. Madrid. 1995. Págs. 230-233).

 

Nosotros mantenemos que los poemas-objetos se elaboran en muchos casos como el propio pensamiento. En un poema-objeto, casi siempre, se parte de un objeto cotidiano, para llegar a otro.

 

En muchas ocasiones hemos utilizado el modo de explicar que usa Juan Rosco para explicar qué un poema-objeto. Recordémoslo de nuevo:

 

Me gusta comparar la poesía visual y más concretamente el poema objeto

con una reacción química pues en ella/él los compuestos no se suman

ni se mezclan sino que se combinan, dando con ello lugar

a sustancias nuevas con propiedades físicas y químicas diferentes.

 

Eso afirma en su obra 2008, Odisea en el Tiempo, al que también hemos dedicado un espacio en estos materiales. Y es que explorar los objetos, mirarlos, tocarlos, sentirlos de otro modo nos da la posibilidad de nuevos hallazgos. En nuestros materiales aparecen algunos poemas objetos, en la zona de las Actividades (la dedicada al tiempo, pincha aquí), en Aclarando otros conceptos (como en el caso de la alienación y la conciencia de clase, con un poema objeto del maestro Brossa, pincha aquí) y en PV para aplicar en efemérides (algunos aparecen para celebrar el Día Internacional de la mujer). Además, pueden verse trabajos de poemas-objeto en la zona del Material de y para el alumnado.

 

Sin embargo, creemos como Victoria Combalía, que "La poética de los poemas-objeto se basa, en efecto, en la yuxtaposición de dos elementos, cuya relación hace disparar las asociaciones de ideas. El procedimiento, claro está, tiene su origen en la descontextualización del objeto cotidiano promovida por Duchamp y prolongada en cierto modo por el surrealismo, que ampliará este precedente al provocar encuentros inesperados e imposibles". (Victoria Combalía: “Joan Brossa o las palabras y las cosas”. En la revista “Vuelta” Nro. 260. Julio de 1998. Pág. 52).

 

 

Por lo tanto, proponemos un juego al alumnado: que identifiquen objetos con un fuerte componente simbólico, metafórico, pero que además lo hagan pensando en conceptos que tengan que ver con la filosofía o con temas que estemos viendo.

 

Ahora le dedicamos un espacio propio, porque creemos que tiene muchas posibilidades didácticas en nuestra área y en otras.Ya tenemos la experiencia de los COCOEMAS, ahora ofrecemos, también, cualquier posibilidad al alumnado. El límite lo ponen ellos.

 

JUGANDO AL AJEDREZ AL MODO DE JESÚS ALONSO OVEJERO

Hay unos sonetos famosos de Borges sobre el ajedrez y un verso que dice: "los jugadores rigen las lentas piezas", etc., pero en estos poemas-objeto se exploran más posibilidades, porque se ponen en juego muchos factores: el tablero, se agiganta, se trastoca, se le introduce unas tablas o se le dibuja una rayuela; la función de las piezas y los arquetipos que representan; el poder del rey o de la reina, la relación de los peones; e incluso el lugar o el escenario en el que aparecen las piezas, entre la tierra, fuera del tablero... En fin, hay multitud de variables para crear poemas-objeto como los de Jesús Alonso. La cuestión es usar todas estas posibilidades en el aula: ¿juegas?

Materiales educativos reconocidos por la Dirección General de Innovación Educativa de la Consejería de Educación de Andalucía (Convocatoria 2013/2014)
Materiales educativos reconocidos por la Dirección General de Innovación Educativa de la Consejería de Educación de Andalucía (Convocatoria 2013/2014)
Estos materiales se pueden copiar y reproducir libremente, respetando los créditos y atribuciones de las imágenes y la autoría de la obra en su conjunto.
Estos materiales se pueden copiar y reproducir libremente, respetando los créditos y atribuciones de las imágenes y la autoría de la obra en su conjunto.

Nuestros materiales y nuestro alumnado apareció aquí. Podéis ver más vídeos de la Aventura del Saber sobre la PV, aquí.